Caballeros del Temple
   

La Arquitectura

La modelación

    Una faceta muy particular de los Templarios y de las más sobresalientes es sin duda alguna su arquitectura. No vamos a entrar en este tema de momento ya que lo haremos mas tarde con mas detenimiento, sino que resaltaremos muestras puntuales que nos hagan pensar...

La polémica

    Hace años se desató una polémica en torno a un posible modelo templario en determinadas obras arquitectónicas del Románico. Sin embargo hoy en día se admite el origen templario de buena parte de las iglesias circulares y poligonales.

La Roca de Jerusalén

    Pero, existe un detalle en el sentido del esquema arquitectónico que muchos dicen basado en los primitivos baptisterios y otros que lo asocian a la estructura de la cúpula de la Roca de Jerusalén, que fue como es sabido el primer oratorio que utilizaron los Caballeros del Temple para sus ceremonias secretas.

Cupula de la Roca de Jerusalem

El banco

    En la mayoría de estas iglesias construidas por los Templarios, destaca una especie de banco corrido adosado al muro interior, lo que denota que además de construirse las iglesias y catedrales para dar culto a Dios, fueron aprovechadas como lugar de reunión por los miembros de la Orden.

Los constructores góticos

    ¿Pero quiénes fueron esos constructores? Increíblemente, tampoco sabemos demasiado de ellos. Surgen en las tierras del conde Hugo poco después del regreso de los primeros templarios de Jerusalén y manejan técnicas de construcción inusitadas para un tiempo en que la arquitectura se reducía al tosco y monolítico arte románico. Aún así, después del año 1000 Europa vivirá un fervor constructivo sin precedentes: en apenas trescientos años -entre 1000 y 1300- se levantaron "todas las catedrales, monasterios e iglesias mínimamente importantes que hay en Francia", dice Louis Charpentier en su obra "Los misterios templarios" (Ed. Apóstrofe). Los números sobrecogen: son 1.108 las abadías construidas a partir de 950, a las que en el siglo siguiente se sumarán 326, y otras 702 durante la centuria posterior.

Iglesia de Santa Maria


    Esta última expansión coincide, curiosamente, con algunos de los privilegios que se conceden a la Orden, cuando una bula papal de 1163 conocida como Omne Datum Optimun, otorga a los templarios la capacidad de conservar íntegros los botines capturados a los sarracenos, les exime de pagar el diezmo por sus propiedades aunque podrán recibirlo de otros, les facilita tener sus propios capellanes -impidiendo que nadie externo a la Orden controlara sus movimientos- y les permite incluso construir sus propias capillas e iglesias. De hecho, no en vano algunos historiadores creen que tras la financiación y diseño de las primeras catedrales góticas se encontraban los templarios. Sólo así se explica la aparición de una técnica constructiva con elementos tan innovadores -a la vez que arabizados- como el arco ojival, o la inclusión de complejos cálculos matemáticos y físicos en la ejecución de unas obras en piedra que parecían desafiar a la gravedad.
Pero, de ser cosa de los templarios, ¿de dónde obtuvieron los conocimientos necesarios para ese nuevo modelo de arquitectura?